Chanchitos de greda para el 2013
Por Patricio Tapia

Si no han escuchado a los Alt-J, debieran hacerlo de inmediato. Una banda de niñitos de Cambridge que acaba de debutar este año con un disco imprescindible: An awesome wave, un pequeño grupo de canciones, con sus correspondientes interludios que, la verdad, no se parecen a nada -o a muy pocas cosas- que yo haya escuchado en el último tiempo. Los tipos exudan originalidad.

Y, por cierto, no parece que para ellos sea necesario gritar que son distintos o que lo que han hecho es diferente o pedir por favor que los escuchen. No. Eso queda para la gente que los ha escuchado, como yo, y que no puede parar de recomendarlos. Así debieran ser las cosas, no? Que la música hable por sí sola. Que nada la interrumpa.

En el vino puede ser parecido. Las explicaciones pueden arruinar el asunto. “No aclares que oscureces” como dice el dicho. El vino debiera hablar por sí mismo. Que el contenido, lo que está dentro de la botella, ahorrara las explicaciones. Pero no es así. O, al menos, no siempre es así.

A mí, por ejemplo, hasta me gustan las explicaciones. Pero quizás más que las explicaciones, las historias que hay detrás. Cómo alguien llego a producir un vino así. Cómo, por ejemplo, la familia Villalobos produjo el carignan 2009 que produjo. O como Daniel Pi, el enólogo de Trapiche, se logra desvincular de tal forma hasta lograr pureza en sus vinos “garage”, hechos junto a su familia. Claro que yo podría poner distancia al asunto, preferir, por ejemplo, que los Lenoir en Chinon, no me cuenten nada de lo que hacen, que me dejen tranquilo, que dejen que el vino hable de la filosofía de la bodega, de las ambiciones, del estilo.

Para muchos, esa sería la situación perfecta. De ahí, por ejemplo, las justificaciones de las catas a ciegas. Tú, solo ante la copa, anónima. Para mí eso es aburrido. Y aunque me ha llevado años entenderlo, finalmente lo tengo claro. Tanto como el contenido, me interesa lo que lo rodea. Y cuando hablo del exterior, parto desde la etiqueta para fuera.

Pero en una cosa creo que debiéramos estar todos de acuerdo. Por muy buenas historias que haya, si el contenido es una mierda, no hay caso. O, para no ponerlo en términos tan radicales, si lo que está en la botella no te gusta, todo el cuentito no vale la pena, pierde sustancia. Se desvanece.

Con los Alt-J me pasa lo que me ha pasado con muchos vinos que me dan vueltas la cabeza. Primero fue lo que me provocó el vino en sí. Y una vez que me gusta lo que bebo, no puedo evitar conocer cómo es que este grupito de niñitos de Cambridge ha llegado a hacer lo que hizo. Y siempre (siempre) la historia no sólo es buena, sino que sobre todo complementaria. Te explica cosas que tu paladar no puede. Te da pistas que la lengua sólo puede traducir como sabores.

Pero una cosa es una buena historia detrás de un buen vino, y otra muy distinta es explicar adjetivando. “Soy extremadamente cool porque hago esto” “Soy diferente al resto, yo, el más único”. Ese es el problema que tengo con los MOVI, por ejemplo. El discurso que intenta llevarte en una dirección, que te trata de vender un envase  muy bueno, pero cuyo contenido no te va a interesar. Pero terminas comprando el envase. Cuándo uno estará lo suficientemente viejo como para que esa estrategia le resbale por la epidermis?

Y tenemos también a los Chanchos Deslenguados, algo así como nuestra propia escena underground  que se define a sí misma como “vinos sin tabú”. Claro, las ganas de diferenciarse, de creerse el cuento de un grupo. La segunda juntada de los chanchos fue, por lejos, el acontecimiento vínico del año y entre el numeroso grupo de vinos “sin tabú” que había allí, yo la verdad me quedo con pocos. Cruchon, por cierto, porque habla del futuro. Villalobos, porque los conozco y creo saber hacia donde va, a pesar de la cosecha 2011. Maitía porque es un vino de sed como pocos. Luyt porque sigue su camino, empedrado. Montsecano, que no puede estar en MOVI y en los Chanchos al mismo tiempo, pero que sigue haciendo un pinot de tierra antes de que fruta. El Bandido Neira por su cara de “qué mierda hago yo entre todos estos” y porque su cinsault 2012 es un jugo. Y Cuvée del Maule, porque es un vino delicioso y que huele a carne. Los demás no me gustaron. No me dijeron mucho. Algunos de ellos puede que sean distintos, pero no necesariamente distinto es bueno.

Puede que me haya disgustado la atmósfera de “qué distintos que somos” que había en el lugar, pero la verdad es que me sentí muy cómodo allí, con ese calor, con esa humedad. Sentí, en el fondo, que uno perfectamente podía pasar de los detalles del “no tenemos tabú” y disfrutar de esa diversidad, de es agente –algunos, no todos- que no están mirando al mercado –al menos no al mercado masivo- cuando se deciden por fin a fermentar uvas.

Desviándome un poco del tema, me pareció extraño que, en el que perfectamente puede haber sido el acontecimiento enológico del año, no hubiera enólogos del establishment. Una de las cosas que más me sorprendió en las degustaciones del Descorchados fue ver a gente como Ventisquero o William Fèvre o Pablo Morandé haciendo vinos deschavetados, vinos que perfectamente podrían haber estado en medio de los Chanchos sin desteñir, vinos tan inusuales naciendo de los lugares menos pensados. Pero no había (en el público, quiero decir) enólogos olfateando parte del futuro del vino chileno.

También me sorprende que no haya algo como los Chanchos en Argentina. Por qué será? Quizás porque sólo algunos al otro lado de la Cordillera tienen contacto con ese tipo de vinos (naturales, o como quieran llamarlos) o será porque el vino es tan parte de su cultura que nunca se les ocurriría hacer un escándalo punk al respecto?

Lo que veo en Argentina hoy es una dualidad entre los que están embobados con el mercado, obedeciendo sus órdenes (y a veces disfrazándolo con etiquetas tan dudosas como “vino de autor”) y otros que siguen una tradición que responde a códigos que parecen desaparecer, pero que son respetados y admirados tanto por consumidores tradicionales como por nuevos y algo hipsters bebedores de vinos distintos. Pero no hay una escena medianamente organizada que junte a productores con visiones nuevas. Gente arriesgada. El único que está realmente loco es Matias Michelini y su proyecto Passionate Wines. Pero es el único.

Y es raro que no suceda. Y es raro por un pequeño, pero decidor detalle: a diferencia de Chile, en Argentina el dueño de una gran bodega, una bodega establecida, no suele ponerle problemas a su enólogo si es que quiere hacer su propio vino, con total libertad, lejos de las presiones que el mercado (gringo, en el caso de los argentinos) pueda eventualmente imponer.

El caso de Daniel Pi es el único que conozco. Tiene dos vinos. Su Imperfecto no le hace honor a su nombre. Es perfectito. Nada muy distinto de lo que podría hacer en Trapiche, pero su Malbec de Garage -especialmente el 2010- tiene una pureza que te seduce. Nada de barrica- Pura fruta de malbec, que es uno de los sabores más deliciosos que un amante del vino puede probar.

Pero ese es un caso aislado. Los demás tienden a repetir fórmulas. Y luego se enojan con uno cuando pone cara de interrogación. Dónde está tu libertad? Es la libertad del artesano de Pomaire, que hace el mismo chanchito de greda que su vecino y que el vecino de su vecino, sin correr riesgos en lo absoluto.

En fin, son sólo preguntas que se me vienen a la cabeza. Pero ya en plan resumen, creo que fue un muy buen año, el mejor que recuerde. Luego de haber probado, no sé, casi tres mil vinos de ambos lados de la Cordillera (y unos varios cientos más que me esperan en Uruguay a partir de enero para la edición mexicana y brasilera del Descorchados 2013) me entusiasma lo que está pasando. Me aburren las etiquetas, claro. Me aburre y me quita motivación la gente que, de entrada, te dice que lo que hace es diferente. Que el vino hable para que uno se haga preguntas e indague y busque más allá de lo que están dentro de la botella (la parte más entretenida, para mi gusto) pero que no te vengan con “sin tabú” Para qué?

Entonces, para terminar con las explicaciones, los invito a ponerse cómodos, estirar las piernas, rellenar la copa y disfrutar. Con ustedes, damas y caballeros, los Alt-J watch?v=pcVRrlmpcWk

 


  1. Alvaro says:

    Como en la música punk, tarde o temprano y de tanto intentar hacer algo con la guitarra, alguna melodía saldrá, o no? a mi eso me ocurre con algunos vinos “diferentes”

  2. Hola Patricio,
    hablando de Argentina y de Vinos de Autor, no es que tengo la pretencion de poner me en la posicion de representante unico de una vision diferente, sin embargo mi experiencia 2011 de elaboracion de un Malbec vinificado en maceracion semi carbonica en pileta de cemento me permite decir que no hay nada igual hoy en dia ….
    Uvas de provendencia organica comprada a Alberto Cecchin, elaboracion en su Bodega y exportacion de las 11000 botellas a Francia, Canada y Inglatera porque no hay mercado en Latina America o muy poco.
    Hay cosas que hacer, es evidente, pues no hay nadie para tomar riesgos, para buscar vias alternativas que no coresponden al mercado Americano o Brasileño.
    entonces, es super dificil encontrar bodegeros, que no sean pateros, y que tienen vision abierta sobre vinos sin concentracion, madera y lavaduras selecionadas ….
    De eso podemos charlar en vivo porque estoy de viaje a Chile del 13 al 14 de enero ….
    Felices fiestas y cuidate.
    Vincent Wallard
    Descubridor de vinos …

  3. Movi & Vigno: Flowers in the Pavement

    If you have read my main report on Chile for Issue 204 on http://www.erobertparker.com, you will have doubtlessly gleaned my view of the country’s domination of large estates, each farming hundreds of hectares, which tends to give rise to conservative, safe wines that can represent good value but rarely stimulate the intellect. They are wines that willingly conform and dare not challenge the casual imbiber who covets predictability rather than individuality. I will repeat that there is nothing morally wrong with this approach. There are millions of consumers who are perfectly content with exactly that type of wine. However, this omnipresence of large estates has provoked the formation of counter movements such as “MOVI” and “VIGNO.” Their mere existence proves there is an imbalance to be addressed, and it seemed logical to separate these from the main Chile report in an important publication such as The Wine Advocate in order to give them exposure. This report is their stage.

    As I shall explain later, the title “Flowers in the Pavement” is not a metaphor for quality but alludes to the challenge smaller growers face in finding fissures in a crowded market, in terms of securing financial backing and changes in public perception, in order to grow and blossom over the long term. I am aware that I have probably barely scratched the surface of Chile despite the size of this report and that next time, when I plan to seek out more wineries in Maule, I will expect to unearth many more.

    MOVI (Movimiento de Viñateros Independientes) was formed in June 2009. It is a movement, a legally formed guild of small independent wineries that embraces vintners working on a “human scale.” To quote MOVI themselves on their website (www.movi.cl), their raison d’être is to “…provide breadth, a complementary counter-culture to contrast the mainstream industry of branded pyramids of oh so many value-driven wines and the agro-industrial concentration that goes with them.” I could not put it better myself. It was founded by 12 members in 2008, which has subsequently expanded to 20 members, namely: Bravado Wines, Bustamante, Clos Andino, Flaherty Wine, Garage Wine Co, Gillmore, I-Wines, Meli, Polkura, Reserva de Caliboro, Rukumilla, Lafken, Lagar de Bezana, Peumayen, Starry Night, Trabun, Tremonte, Villard and Von Siebenthal.

    The man behind MOVI is Derek Mossman, and when he offered to arrange a private tasting in London of its members’ wines, I leapt at the chance. Chile needs MOVI to counterbalance the immutable dominance of the “Goliaths” that define the perception of Chilean wine, that rule the roost, so to speak. At the same time I had no intention of promulgating every MOVI wine by dint of their membership to what one might judge to be a more romantic, spiritual take on winemaking. Diminutive size or artisan viticulture does not confer superiority vis-à-vis those churned out at higher volumes, not in Chile nor anyone else. Whereas a large-scale winery can iron-out or blend away quirks and faults, hire expertise from around the world or, indeed, from artisan home-grown winemakers, smaller wineries are more exposed to the caprice of the growing season and human errors. It is implicit that there will be more variation from wine to wine, yet that is precisely what a sector of oenophiles seeks out – if it gives a wine personality and soul.

    It is the same for VIGNO. The twelve members of the socalled “Vignadores de Carignan” (which to this writer sounds like swashbuckling swordsmen from the Victor Hugo novel) come together to exploit old vine Carignan. Vines must be over 35 years, dry farmed and call the Maule Valley “home.” Blends must contain a minimum of 65% Carignan and the remainder must also come from Maule, while the wines must also be aged for two years in either new or used barrel, amphorae or bottles. There is no focus prerequisite for artisan winemaking here. Large enterprises can nominate their wines for inclusion so long as they meet the criteria. Their goal is simply to promote Carignan, an oft-marginalized grape variety that for many years was blended away by co-operatives or exploited as young vines that offer simple, quaffing wines that were often made through carbonic maceration. Of course, Carignan is a grape dependent upon vine age, and VIGNO hopes that consumers will wise up to the greatness of old vine Carignan that reaches its apogee in Maule.

    Again, I am not paid to praise wines simply because of what they represent. But readers may recall how old vine Carignan in Priorat was one of my most thrilling discoveries earlier this year and indeed, the likes of Bravado Wines, Undurraga, Gillmore and De Martino all furnish palates with delicious, intellectually stimulating Carignan wines that refute the notion that Chile is all about industrial production. There are others under the VIGNO umbrella that did not quite match my expectations, but that did not diminish my appreciation of what VIGNO sets out to achieve. Great wine and great Carignan should embrace, not eschew variability after all.

    Finally, I have also included tasting notes of a small clutch of natural wines that sommelier par excellence Ricardo Grellet 117 kindly showed me in Santiago. Once again, this is a category that I hope to expand upon in the future. There is a great deal of furor about natural wines in the UK at the moment, occasionally by commentators with little else to talk about. I welcome natural wines wherever they may originate from: they stimulate debate, they add another genre to the style of wine and it can open the minds of winemakers even if they never adopt the practice. At the same time, I have worked in the trade and know what it is like dealing with customers dissatisfied with their wine. In essence, natural wines are like “Goths” – in trying to be so different, they often ending looking the same. Still, the smattering of natural wines below proved that this could be a great avenue for Chilean winemakers to pursue.

    —Neal Martin

  4. sven says:

    “Ese es el problema que tengo con los MOVI, por ejemplo. El discurso que intenta llevarte en una dirección, que te trata de vender un envase muy bueno, pero cuyo contenido no te va a interesar. Pero terminas comprando el envase.”

    Si ese eso define MOVI, cosa que es falsa, me siento orgullosísimo de ese envase vacío.
    Pero soy persona. No soy de fierro y admito que me dio una pena enorme leer este post. Cero enojo. Pena (y algo de frustración)
    Pero bueno… Nadie es profeta en su propia tierra. Me pregunto de donde salió ese maravilloso dicho que tan bien aplica aqui.

  5. Editor says:

    Vincent, muy bueno saber de ti. Y muchas ganas de probar ese vino. Hay experimentos similares y sí hay un mercado para ellos; sólo tienes que encontrarlo, que imagino que es lo más complejo.

    Sven, Movi debe acostumbrarse a que no todos le van a comprar su discurso. Así que nada de frustraciones. Y, además, tú sabes lo que pienso, así es que esta entrada no debiera ser una sorpresa.

    Felipe, Martin les compró el discurso. Muy bien.

  6. sven says:

    Pato: Gracias pero me frustra igual.
    Ahhh MOVI no “vende” discursos. Vendemos vinos que tienen una historia, no historias con vino. Eso es justamente lo frustrante.
    No solo Martin sino Robinson, Atkin, Gismondi, Woods, Raynolds, Lucky, etc, ENTENDIERON. No compraron nada. Tan magos no somos. La pomada se la podremos “vender” a uno o al otro desinformado, pero no a la mayoría crítica.
    Pero aunque me frustre, me encanta que opines así. De esa forma puedo re-visitar de vez en cuando lo que hemos hecho y por sobre todo opinar en este foro con alguna tontera sin importancia de mi parte. Como dice un amigo que me sigue en twitter que es abogado y le gusta tomar Coca-Cola con el asado: “Oye ustedes están chalaos. Si es vino no más la weá” Y probablemente tiene razón.

  7. faximil says:

    Interesante lo de N. Martin, pero el discurso no es muy coherente con los puntajes…
    Aquí algunas cifras del análisis de sus puntajes.

    Promedio: 87,52; Vinos catados:722; Mediana:87; Puntajes igual o sobre 90 ptos:164 (22,71%);94 ptos:2 vinos (0,28%);93 ptos 7 vinos (0,97%); 92 ptos 22 vinos (3,05%);91 ptos 36 vinos (4,99%); 90 ptos 97 vinos (13,43%).
    Vinos de Viñas chicas o medianas sobre los 90: 45 vinos (27%).
    Vinos de Grandes empresas sobre los 90:119 vinos (73%)
    Bodegas chicas o medianas sobre los 90:10
    Para alguien que dice: “un país dominado por grandes compañías, cada una de ellas con cientos de hectáreas de viñedos, que dan origen a vinos seguros y conservadores, que representan una buena relación precio / calidad, pero raramente estimulan el intelecto”.
    Es raro que premie lo que critica… que cada uno saque sus conclusiones.
    Salud!

  8. FELIPE GARCIA says:

    Faximil, preguntas:
    1.- ¿por qué usas nick name?
    2.- ¿cuantas cajas produce una viña mediana?
    3.- ¿cuantas cajas produce una viña chica?
    Ya que para mi una viña mediana en Chile es una viña grande en cualquier parte del mundo.
    A ver si noa ayudas con los números.
    Saludos,

  9. sven says:

    Tengo entendido que no todos los vinos catados son publicados.
    Hay un monton de criticos de vino cuyo mensaje/reportes no necesariamente van de la mano con los puntos que ponen.
    Esto ha sido incluso publicado por escrito por el dueÑo de este sitio.
    Eso de dividir en grandes y pequeñas es bastante antojadiso. No veo la verdad ventaja o desventaja en el tamaño sino en la forma de hacer las cosas. Hay viñas grandes con vinos espectaculares y productores pequeños que lo hacen pesimo y viceversa obvio.

  10. Editor says:

    Concuerdo con Felipe. Faximil, aquí no son bienvenidos los nicknames…

  11. faximil says:

    Perdón, soy F. Massoc, pensé que quedaba registrado, tienes la info…
    Saludos

  12. faximil says:

    Respondiendo a Felipe y Sven y para no dar la lata al resto de los lectores, lean el total de los puntajes y saquen sus conclusiones…
    Está muy bien la existencia de Movi y Vigno, como está bien que existan sus seguidores y sus detractores. El citar a N. Martin, no es una prueba de excelencia, creo que es mejor que usen sus propios argumentos. En lo personal la incoherencia de Martin me despierta sospechas más que curiosidades… Enfin, relajen la vena y sigan con su camino que les ha dado satisfacciones; ustedes, mejor que nadie, conocen los resultados. Suerte.

  13. Pedro Parra says:

    Oye Faximil, puta el sobre nombre cuatico…

    Mas que pelear por saber que es grande o chico para Chile, hay que hacer y comunicar calidad.
    Con una mano en el corazon, creo que muchos vinos mas que grandes o chicos, se hacen con standard industrial. Y es super poco realista, o ingenuo, o lo que sea que hacer una equivalencia conceptual entre un vino industrial a un vino que hace un viejito en el Barolo u otro lugar. Al menos en la mente de la gente que escribe, eso es improbable. El lado romantico de esto se va a las pailas cuando tu producto lo ven “industrial”. Y Chile se ve asi porque la gente que lo hace de otra forma, aun es poca (aunque ruidosa afortunadamente) y predominan companias de vino. El problema no es de las companias, es de nosotros que tenemos que encontrar la forma y astucia de hacer pasar nuestro mensaje con fuerza, ruido y calidad, y creo que lo que hemos hecho en chile en los ultimos 10 años ha sido muy bueno y no pasa desapercibido afuera. Pero esto es vino, y tomara no 10, sino 20 o 30 años, y en el camino algunos se van a fundir, otros no etc…y cuando logremos eso, los periodistas, importadores etc…se tomaran el tiempo de recorrer el pais de forma seria (no como ahora) y conocer la gente que hace calidad.
    Tal como pne Pancho, el promedio de NM fue aprox de 86 pts, que es, creo, un puntaje justo para muchos vinos que se hacen con un protocolo economico-comercial mas que otra cosa. Que de repente salgan rajazos, o alguna esquinita del viñedo fantastica (1 ha de 1.000 tiene que haber no?) o algun vino exquisito (como no van a tener una cubita de 10.000 que sea rica cuando mueles como 10.000.000 de kilos me pregunto yo no?) debe exisitir. Pero 86 pts me parece mas que normal para vinos comerciales. En eso para mi NM tiene un pto.
    Pero la realidad es esta chicos. Mas de una vez me han dicho : ta rico tu vinito, pero que gracia tiene si solo hacen 200 cajas, total, eso lo hace cualquiera…..
    En Chile se premia al que es capaz de hacer 50.000 cajas por sobre el que hace 200 cajas, el sueldo de mercado es mayor para el que hace 1.000.000 de kilos que para el que hace poco pero fantastico. Y eso no va a cambiar.
    Salud

  14. sven says:

    A proposito, busque, escuche y vi Alt-J. La cago los videos pa choros, pero la musica ni tanto… Buen envase.
    Me parecio bien para lolos.
    Musica chora en todo caso. Cansadora pero chora.
    Me quedo con Bohemian Rhapsody por ahora.

  15. Hector Rojas says:

    Sven, como es la música “…para lolos” (favor ser breve, no se si podremos soportar otro ensayo tipo el q te mandaste de la “identidad” jejejejejeje)

  16. Editor says:

    Mi impresión es que falta consistencia en un medio como el Advocate. No puede ser que el mismo vino, un carmín 2007, por ejemplo, tenga 97 puntos y luego, 87. No es muy coherente. Y también creo que es muy difícil hacerse una idea de un país y conocerlo con sólo una visita. En términos periodísticos, el paso de Advocate por España, Argentina y Chile creo que ha tenido problemas de “reporteo”. Desde mi punto de vista, para hacerse una idea de una región, hay que visitarla mucho más que una vez.

    Los monos que le tengo a Rapdosia Bohemia son porque me parece la canción más pretenciosa en la historia de la música pop.

    El problema que tengo con MOVI es que el discurso es muy bueno, pero cuando pruebas los vinos, allí no pasa nada diferente, independiente de la calidad que sí muestran, y cada vez mayor. Por eso MOVI me parece una buena estrategia de mercadeo que hace mucha falta en Chile.

  17. Hector Rojas says:

    y quien es “Editor” ? no mas nicknames! jajajajajaja

  18. Eduardo A. says:

    Oye Rojas, ¿Este “Editor” no será uno de esta banda que toca música para lolos?
    http://youtu.be/eO7tVypeYAo

  19. Hector Rojas says:

    Oye Eduardo, q lola la banda, mira y escucha esta joyita http://www.youtube.com/watch?v=_7wLHWnCC4w

  20. Editor says:

    Eso no más me faltaba. Dos comediantes en vinorama.

  21. Samir says:

    Ola Sr Patricio.Perdones pela minha ausência em las ultimas entradas de Vinorama.
    Para quando Descorchados Brasil? Consegui una caja de Zorzal terroir unico malbec Gualtallary 2011. Estoi a espera. És un vino para chanchos ou para el mercado? No és minha opinion de que Descorchados és uma decadência. Me gusta Descorchados. Sobre los Chanchos, me recorda la entrada – Kerouac, Priorato http://www.vinorama.cl/?p=3537
    E sobre los Dos comediantes en Vinorama ahora son tres http://www.vinorama.cl/?page_id=30
    E la película del fin del ano?
    Patricio assista la película TEZA, una pelicula dura que te corta la carne assim como el out back de Austrália. Assista e e diga.
    Saludos!!!!!!!!
    Samir.