Never mind the “malo”
Por Patricio Tapia

Cuando lo tienes, no necesitas explicarlo. Esta ahí. Se ve. Todo lo demás, todo lo decorativo, sólo haría que lo que quieres decir, no llegue con la claridad que merece. Los Chanchos Deslenguados en esa terraza del centro antiguo de Santiago, por ejemplo. O el discurso de Carmelo Patti en una cata que acabo de organizar en Buenos Aires. No hay necesidad de adornos. ¿Para qué?

Y, claro, los adornos. Vaya a saber uno las oscuras razones tras esta conexión, pero qué le voy a hacer, aquí va: cuando pienso en adornos, no pienso en madera ni en levaduras de diseño ni en sofisticadas máquinas de fermentación, sino que más bien en maloláctica. Sí, maloláctica. Imaginen lo pelotudo que uno puede estar para pensar en eso. El cerebro frito.

Malo. “La malo”. ¿Por qué cresta siguen haciendo sufrir a los tintos con la malo? Y ojo que sí, que me refiero a esos grandes tintos. López me lo ha enseñado. En este lado del mundo, hay sol. Y sí, puedes cosechar antes, pero también puedes evitar la malo para que la electricidad siga fluyendo en tus tintos. Sí, electricidad que aquí no sobra porque no estamos en Chinon ni en Beaujolais ni en Itata.

Y sí, también confieso que ando pateando la perra. Acabo de ver la última de Malick, “To the wonder”. Y no, no va más. Mi director favorito de todos los tiempos, el tipo que cerro mis difíciles años 90 (y que, de paso, les dio sentido) con la magistral The thin red line, creo que lo he perdido. O, mejor, nos hemos distanciado. No lo entiendo. Dejé de entender sus ideas, me harté de su voz en off que -si antes era poesía- ahora es ruido blanco. Hay que contar historias, Terrence, por la cresta!

No te banco más. Te había perdonado ya algunos detalles insignificantes de The New World. Sí, sí. Debí haberte mandado al carajo ahí mismo, pero no. No lo hice. Y, en cambio, fui uno de los diez pelotudos que se quedó en la sala cuando terminó El árbol de la vida. Sí, yo fui uno de esos diez que se quedaron. Fui uno de esos diez que se quebraron la cabeza para justificar tus cascadas y tus puñeteros dinosaurios. Eso es amor, Terrence. O lo era.

Así es que te puedes ir al carajo. Yo no voy más. No contigo, a no ser que te des cuenta que el cine no es lo que sucede en tu cabeza, sino que más bien lo que ella te cuenta. La luz. La luz. Nadie como tú la maneja así. Pero eso no basta. Vete al carajo con tus tomas de sombras largas porque eso, Terrence, es el puto adorno, la forma reemplazando al contenido. La lucecita naranjita que le queda tan bien a tu cámara, que le da tan bien en la cara a tu actriz hippie de turno. No me jodas más, por favor.

Y los vinos. Patti. López. Gente que cree que no hay que gritar para emitir un mensaje, ni menos posar como estrella de rock o héroe perdido de farándula. Vean la foto. Allí está Carmelo Patti y Eduardo López, ambos sonríen. Yo los vi. No posaban.

* Crédito fotográfico: Gabriel Dvoskin.-

 


  1. sven says:

    ya pero no grite ud pueh con tantas palabras soeces. Respecto a la conversión maloláctica elige:
    Tinto CON “malo” sin filtrar e incluso sin SO2 si quieres o bien, Tinto SIN malo pero obligadamente hiper filtrado, sulfitado, velcorinizado, etc. porque una malo que ocurra en botella descontroladamente sería un desastre.
    Prefiero no hiper filtrar un tinto que dejar ese poquito de ácido málico residual.
    Un vino tinto sin malo y sin estabilización microbiológica va a producir un vino defectuoso con altísima seguridad, salvo que el pH sea algo si como 3,0 y que su temperatura nunca supere los 15°C. Ojala 10. Incluso si usamos SO2 no lo haría. Para un tinto joven de consumo rápido tal vez pero no para un tinto que quiero guardar años ni menos exportar. Ahora… si alguien lo hace y el vino no se echa a perder ni nada de eso… Pues “chapeau” y clap clap clap!

    PS: habiendo dicho esto de los defectos: Las burbujas de los Vinhos Verdes originales provienen de malolácticas en botella… esa sería la excepción a la regla. Aunque entiendo que hoy “todos” estabilizan vinos y aumentan CO2 artificialmente luego. (requiere revisión)

  2. Ariel says:

    Yo estuve a punto de prestarle mi campera de cuero a Patti y colgarle unas gafas oscuras, asimismo le pedí que ponga cara pensativa y borre esa sonrisa, pero Carmelo no accedió a la propuesta, me dijo que el no posa, es así como sus vinos :) una pena hubiera vendido 3 cajas mas esa foto!!!

  3. Editor says:

    Sven, López lo hace, sacrificando mucho, para su mejor vino, el Montchenot. Claro que no es para calificarlo como “vino natural”… Interesante, en todo caso: radicalizamos la idea de que el vino deje la tecnología o derechamente nos inclinamos hacia vinos ricos y punto, cerrando los ojos a el cómo se hace? Para pensarlo. En todo caso, ya me diste la idea de mi siguiente vino el próximo año: malo cero. Si me resulta, te cuento.

  4. Editor says:

    Gracias Natalia!!! Como puedes ver, fue sólo un momento de mal humor… Y Ariel, qué bien se habría visto Patti de chaqueta de cuero!!!! Para la próxima, hazlo!

  5. sven says:

    Pato: En la mayoría de los casos, las respuestas radicales solo sirven para girar o incluso golpear el timon. Pero luego la respuesta o rumbo final es algo intermedio. Equilibrio le dicen algunos.
    La solución no pasa por asaltar barcos balleneros, pero sin el “Sea Shepherd” o “Greenpeace” nadie estaria hablando de salvar ballenas.

  6. Gran experiencia esta que organizaste y poder charlar con dos grandes referentes, que no necesitan posar con imágenes marketineras de si mismos je!
    Respecto del vino, elijo saber que estoy tomando y como se hace, no me basta con lo que veo en la copa a ciegas.
    Salute Patagónico

  7. Marcelo Soto says:

    el otro día fui a Santa Ema (sí, Santa Ema, por dios) y me tocó probar un pinot de Leyda directo de la cuba y estaba exquisito. “Por qué no lo embotellan altiro?”, pregunté yo ingenuamente y el enólogo respondió. “Es que todavía no hace la malo…”.- Plop. A todo esto es saludable mandar al carajo a quien alguna vez admiraste y te decepcionó. Tu repasada a Malick, una paliza

  8. Samir says:

    ola Sr Patricio.
    Malo es el Doping del vino? En el Descorchados 2006 Ustedes ecrebe “Esa tarde, Mascarello me tuvo esperando en su oficina por casi una hora. El tour de Francia 2004 estaba en su etapa final y a essas alturas era ya hecho que Lance Armstrong iba a ganarlo por sexta vez consecutiva, un acto tan heroico para el mundo deportivo como detestable para Mascarello”. E Armstrong quedo el el Doping …. e yo que tieno gusto por bicicleta….detestable.
    Em los 10 mejores tiempos para los 100 metros libres 7 tienen doping e yo creo que en los otros 3 tambien. Sobre Zatopek yo escrebi en Vinorama – En el tiempo en que no tenia el doping.
    No sé hacer vinos pero P.R. Gayon escrebe que la Malolática es sintetizados muchos produtos que reforça el vino e diminui la acidez e aporta complexidade. Ustedes tiene gusto por la acidez yo creo.
    Sin Bonus Track pero escribo las palabras de la canción God is Dead? de Black Sabbath – La lluvia torna-se roja… me conceda el vino e queda com el pan.
    Saludos.
    Samir.

  9. Samir says:

    La ultima botella – Les Crestes – Priorat.